Cohetes reciclados, la reducción de costes llega al espacio

Parece que la crisis económica ya llegado a todo los sectores y esto también lo han podido experimentar en algunas compañías espaciales. Uno de los mayores problemas que acarrea el hecho de mandar un cohete al espacio es que muy difícilmente se podía llegar a utilizar. Esto es algo lógico porque en el momento en el que ocurre, sus motores explosionan o bien son lanzados directamente al mar para conseguir amortiguar el impacto.

Los expertos aseguran que la gran mayoría de los gastos en un despegue están asociados con el proceso de la construcción del cohete. Lo peor de todo es que este solo va a volar la primera vez.

Por esta razón, la compañía SpaceX, ha conseguido crear algo que va a revolucionar el sistema: los llamados cohetes reciclados.

¿En qué consiste esta tecnología?

La compañía lleva ya mucho tiempo intentado crear una tecnología que realmente consiguiera aprovechar los materiales de estos cohetes. El pasado enero del 2015 empezaron con las pruebas pero fueron catastróficas: el primer cohete que habían lanzado empezó a perder líquido hidráulico; este problema hizo que, en el momento en el que llegó a su destino, este explotase.

Ya en abril se hizo un nuevo intento pero tampoco consiguió su objetivo.

En ambos proyectos se intentó que el proceso del aterrizaje se produjera, mediante control remoto, en una gran plataforma marítima.

En verano hicieron un nuevo intento pero fue incluso peor que los anteriores ya que nunca llegó a salir de la zona de despegue: explotó estrepitosamente destruyendo experimentos y suministros.

Sin embargo, con el cuarto intento, realizado recientemente, lo han conseguido. Han conseguido aterrizar el nuevo cohete de una forma óptima, con la mínima destrucción posible asociada. De esta manera se podrán utilizar los materiales para conseguir abaratar los costes y poder seguir lanzando cohetes de una forma más económica.

Por si esto fuera poco, Amazon, con su empresa “Blue Origin” también consiguió hacer despegar un cohete y que aterrizará en la tierra sin que se deteriorase.

En ambos casos supone toda una revolución tecnológica que los expertos van a aprovechar para poder mejorar los viajes espaciales. Es cierto que todavía es un primer paso y que el sistema debe de ser diseñado mucho hasta que se mejore completamente. Sin embargo, estamos seguros de que lo conseguirán.

raulbuira

Hola a todos los visitantes. Mi nombre es Raúl, y me encanta la ciencia. Me encanta estudiarla, experimentarla y compartirla con todo el mundo y por ello me he decidido a crear este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *