Principales diferencias entre una bursitis y una tendinitis

Como sabrás, una articulación es la unión entre dos o mas huesos. Una de las estructuras que forman la articulación es la bolsa sinovial o bursa. Cuando esta bursa se inflama se produce una bursitis. Las bursitis más frecuentes son las de hombro, codo (bursitis), rodilla (bursitis rotuliana) y tobillo.

Por otro lado, el tendón es una estructura fibrosa y cilíndrica que une un músculo con un hueso. Cuando un tendón se inflama se produce una tendinitis. Las tendinitis más frecuentes son las del codo (codo de tenista y codo de golfista), hombro (tendinitis del bíceps, tendinitis del manguito de los rotadores), rodilla (rodilla del saltador) y tendinitis del tendón de Aquiles.

Causas de bursitis y tendinitis

La tendinitis es una enfermedad que se hace crónica, y cada vez hay más tedinitis por la práctica deportiva. Las tendinitis se producen por una repetición de movimientos de un músculo o sobrecarga. Por ejemplo el movimiento repetitivo de golpear con  la raqueta crea el codo de tenista. La tendinitis produce dolor en la zona del tendón afectado y dificultad para mover el músculo del tendón afectado. Si te ocurre, lo sabes muy bien.

Las bursitis pueden tener una causa mecánica por movimientos o traumatismos repetitivos. Un ejemplo es la bursitis que se produce por estar mucho tiempo de rodillas. Hay otras bursitis que tiene una causa inflamatoria por gota, por artritis reumatoidea u otras. En las bursitis se produce inflamación, dolor, aumento del calor de la piel, etc.

No todas son iguales. Las bursitis del codo o de la rodilla son muy superficiales y se ven a simple vista sin problema. Pero hay otras bursitis, como la de la cadera, que al ser más profundas son más difíciles de ver y necesitan de una ecografía u otras pruebas para poder diagnosticarse.

bursa

Tratamiento de bursitis y tendinitis

Lo que perseguimos con el tratamiento de la tendinitis es aliviar el dolor y la inflamación. El frío local puede ser un buen antiinflamatorio. La inmovilización de la zona inflamada alivia el dolor, hay que evitar el movimiento repetitivo que ha provocado la tendinitis, un vendaje o una férula nos sirven para inmovilizar.

Cuando esto no da resultado se pasa a los medicamentos antiinflamatorios de forma local en cremas o de forma general en comprimidos. En una tercera fase, y si el tratamiento anterior no ha dado resultado, se utilizan las infiltraciones.

Por su parte, el tratamiento de la bursitis es parecido. En un primer momento se intenta bajar la inflamación aplicando frío y dejando en reposo la articulación para no favorecer más inflamación. Después, antiinflamatorios e infiltraciones.

Hay una serie de consejos que podemos aplicar para prevenir la aparición de bursitis y tendinitis:

–Fortalece el músculo para que aguante mejor los ejercicios repetitivos.

–Haz un buen calentamiento antes de comenzar el ejercicio.

–No estés mucho tiempo haciendo el mismo movimiento. Esto es importante en trabajos repetitivos, cadenas de montaje, etc.

–Descansa y cambia de actividad.

–Protege tus articulaciones con rodilleras y coderas, procurar que la articulación no roce.

–Consulta con un médico con los primeros síntomas, no dejes que se haga crónico.

avatar

raulbuira

Hola a todos los visitantes. Mi nombre es Raúl, y me encanta la ciencia. Me encanta estudiarla, experimentarla y compartirla con todo el mundo y por ello me he decidido a crear este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *